15 de mayo de 2021
ESPECTÁCULOS

¡Por siempre Goyeneche!

En el día del cumpleaños noventa y cinco del gran artista argentino, la estatua del “Polaco”-luego de varias tareas de restauración debido a los actos de vandalismo a los que fuera sometida, vuelve a la sede Comunal Número 12.
Este intérprete excepcional de nuestra Música de Buenos Aires, nació en el barrio de Saavedra, el 29 de enero de 1926.
Se desempeñó como chofer de colectivos de la Línea 19, mecánico, taxista, pero el debut de Roberto como cantor de tangos llegaría en 1944, a los dieciocho años, en la Orquesta de Raúl Kaplún.
En 1952 se suma a la agrupación orquestal del Maestro Horacio Salgán, junto a Ángel Díaz-El Paya-responsable de su apodo inmortal, como su manera de decir el tango…
La carrera despegaba con significativo reconocimiento, de tal forma que, en 1956, se transforma en la voz de la orquesta de otro genio de nuestra cultura popular, Aníbal Troilo “Pichuco”.
Dueño de un repertorio amplio, donde desfilan tangos de todas las épocas, desde “El Motivo” de Juan Carlos Cobián y Pascual Contursi, a “Balada para un Loco” de Astor Piazzolla y el Poeta Horacio Ferrer.
Su impronta a la hora de cantar privilegiaba el fraseo, modalidad a la que algunos críticos musicales compararon con los “chansonniers” de Francia.
Sus reinterpretaciones de “Naranjo en Flor”, “Afiches”, “Lejana Tierra Mía”, “Malena”, “Discepolín”, “Gricel”, “Garúa”…son de una sensibilidad interpretativa profunda, única, pocas veces escuchada.
De trayectoria personalísima, impecable, su estilo e imagen se consolidaban día tras día. Sumó su arte a las formaciones orquestales tangueras de Armando Pontier, Raúl Garello, Atilio Stampone, Baffa-Berlingieri, etc.
¡Y la vida del inefable “Polaco” siguió andando con todo suceso! Se casó con Luisa, con quien tuvo dos hijos: Roberto y Jorge.
Recuerdo cuando mi familia se reunía frente al televisor para verlo y escucharlo cantar, con un pañuelito blanco bien sostenido en una de sus manos.
En 1993, otro referente de la cultura nacional, Cacho Castaña, inspirado en el arte y personalidad de Goyeneche, le escribió “Garganta con Arena”.
“Ya ves
El día no amanece
Polaco Goyeneche
Cantame un tango más
Ya ves
La noche se hace larga
Tu vida tiene una marca
Cantar siempre cantar”…
Víctima de una neumonía Roberto partió de gira definitiva el 27 de agosto de 1994.
Porque Goyeneche, “nunca se fue…siempre estará llegando”. Simpático, “entrador”… …Tan porteño e icónico como el Obelisco…y la “Avenida Que Nunca Duerme”…
¡Un artista sin igual! Multipremiado, para recordar y seguir escuchando…El mejor y merecido homenaje para el querido y entrañable “Polaco”, Patrimonio de Todos los Argentinos.

Por Visión Porteña

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡Feliz Cumple “Gata” Varela!

Visión Porteña

Último adiós a Libertad Leblanc

Visión Porteña

El “Negro” Olmedo tendrá película propia.

Visión Porteña

Último Adios a Mauro Viale

Visión Porteña

Festival Nacional La Mujer y el Cine

Visión Porteña

Rodolfo Mederos: Un grande de nuestra música urbana

Visión Porteña