15 de mayo de 2021
CULTURA

“Las librerías de Buenos Aires…tienen ese que se yo… ¿viste?”

Nuestra Ciudad también se destaca por la cantidad y calidad de espacios personalizados desde una importante variedad de material para todas las edades, dedicados a la muestra, asesoramiento y venta de libros.
Algunos nombres, de tantos, que enorgullecen a los porteños, y a todos aquellos que visitan la CABA, desde diferentes localidades de la República y del exterior también. ¿Por ejemplo? “Ateneo Grand Splendid”-considerada grande, imponente a nivel país y una de las más bellas a nivel mundial, se encuentra ubicada sobre Av. Santa Fe 1860. Otras alternativas para tener en cuenta por el estilo, y la multiplicidad de volúmenes, son: “Libros del Pasaje”, Thames 1762, “Eterna Cadencia” en Honduras 5574, “Falena”, Charlone 201 y “Caleidoscopio”, Echeverría 3268.
Más allá de la pandemia que venimos arrastrando desde el 2020, y las nuevas restricciones, respetando los cuidados esenciales-barbijo, distanciamiento, y uso del alcohol en gel- visitar una librería constituye un paseo enriquecedor…
Recuerdo varios locales a lo largo de la Avenida Corrientes, desde Ayacucho hacia el centro, en particular, aquellas especializadas en textos “de segunda mano”… ¡Las maravillas que pude descubrir! En un clima totalmente armónico de convivencia, sin relojes predeterminados y con la posibilidad siempre abierta a la consulta y el intercambio.
Desde que mis padres me iniciaron en el fantástico e interminable mundo de la lectura, y que comencé a viajar a “Capital” con amigas del secundario, las librerías “de viejo” de la Avenida Corrientes me enamoraron. Primeramente por la diversidad de la propuesta y al mismo tiempo, porque podíamos pasar horas recorriendo los stands, a nuestro ritmo y haciendo todo tipo de preguntas sobre literatura, o Jorge Luis Borges, Roberto Arlt, José Hernández, filosofía, arte, o los clásicos griegos…
No todas las veces comprábamos, pero en cada una de las oportunidades en las que podíamos hacer esa visita maravillosa e inolvidable, éramos recibidas de la misma manera: amigablemente.
Pasaron algunos años de aquella experiencia iniciada en la niñez, que se potenció en la adolescencia y que por supuesto continúa. Agradezco a mis padres haberme guiado por ese camino, un faro, por el cual sigo transitando y el que pude transmitirle a mi hija.
“Los libros no muerden, alimentan”, y siempre habrá uno que te este esperando…
El Covid-19, su persistencia, la cuarentena prolongada, el tele-trabajo, las limitaciones a la circulación y la falta de apoyo sostenido por parte de las autoridades provocaron un duro golpe al sector.
Es de esperar que a la crisis sanitaria, educativa, económica en la cual se encuentra la República Argentina, se le pueda contraponer, aún en este contexto, pequeños grandes estímulos tendientes a la recuperación, para salir del agobiante e insalubre territorio infértil de la incertidumbre.
Datos de una realidad preocupante
La Cámara Argentina del Libro informó que la producción pasó de 12,4 ejemplares en 2019 a 8 millones en 2020.
Si estos indicadores se comparan con los obtenidos en 2016, la caída se ubica en el orden del sesenta por ciento.

Por Visión Porteña

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡Roberto “Tito” Cossa para todos!

Visión Porteña

Feria Internacional del Libro de Buenos Aires

Visión Porteña

Fiesta de la Historieta Virtual 2.1

Visión Porteña

En el Día Mundial del Libro

Visión Porteña

Mariano Mores: Un tanguero de raza, inolvidable

Visión Porteña

Festival Shakespeare Buenos Aires

Visión Porteña