19 de septiembre de 2021
ESPECTÁCULOS

¡Por siempre Raffaella Carrá!

Esta auténtica diva popular del espectáculo, llamada Raffaella María Roberta Pelloni, nació el 18 de junio de 1943 en la ciudad de Bolonia, Italia.
De pequeña demostró condiciones para la danza, y su madre decide inscribirla en la Academia Nacional de la especialidad.
De visita en Roma, el azar hace que Raffaella y su mamá se conocieran con un director cinematográfico que se encontraba en la búsqueda de una niña para actuar en el film “Tormento del passatto”. Y como la pequeña reunía todos los requisitos, ¡fue contratada!
A los diecisiete años integró el elenco de “La larga noche de 1943” y en 1963 junto al gran Marcelo Mastroianni filmó “Los Camaradas”.
En 1966, en los Estados Unidos, grabó algunos envíos para la serie “I Spy” junto a Bill Cosby.
Conoció a Frank Sinatra, en medio de las tratativas para sumarse como protagonista del film “Coronel Von Ryan”. “La Voz” intentó desde el primer momento seducirla, pero Raffaella… dijo no.
Se sentía una marciana en Hollywood, en una entrevista periodística, manifestó: “No bebo ni me drogo, el estilo hollywoodense no es para mí”…
De regreso a su Italia natal, es convocada para el programa de Nino Ferrer, acepta pero con una condición: disponer de un pequeño espacio propio…Y esos tres minutos se convirtieron en su marca registrada. Durante ese tiempo la personalísima artista cantaba una canción pegadiza a la que acompañaba con una coreografía energética. De inmediato el público entusiasmado con la propuesta comenzaba a bailar.
En los inicios de la década del 70, la RAI, la invitó a conducir “La Canzonissima”, adopta el rubio platinado con corte carré clásico y flequillo. La vestimenta-ideada por ella-se destacaba por la originalidad, que a la vez le permitía moverse y exhibir su cuerpo torneado de bailarina.
Su look fue imitado por artistas consagrados, de la talla de Madonna y Lady Gaga, entre otros intérpretes.
Comenzó a mostrar el ombligo, una realidad oculta de las pantallas de la época, actitud que le deparó suceso y personalidad a la hora de armar el show.
Otro de sus sellos inconfundibles y que podía ser apreciado en medio de la performance de cada tema, tenía que ver con el movimiento de la cabeza para atrás y hacia adelante, el que adicionaba un efecto especial más: la cabellera lacia y luminosa regresaba una y otra vez…de manera impecable a su sitio.
La querida Raffaella Carrá no demoró en conquistar América del Sur y a la Argentina por supuesto, país que la recibió con los brazos abiertos al ritmo de sus cantos y bailes desbordantes de alegría. ¿Quién no se divirtió bailando “Fiesta”, “Hay que venir al sur”, o “En el amor todo es empezar” en algún encuentro familiar, o con amigos?
Musa inspiradora para Susana Giménez, amiga de Diego Armando Maradona, ícono para la Comunidad LGTB, logró con carisma, simpatía, y mucho trabajo un lugar único, trascendente, inolvidable.
A los setenta y ocho años, y luego de atravesar una enfermedad terminal fulminante, a la que enfrentó con coraje, pero no pudo derrotar…La inmensa artista popular italiana para el mundo, desde ayer, nos acompaña con su luz estelar, desde el cielo.
Se prevé la realización de una capilla ardiente a su memoria, que será transmitida por las cadenas de televisión.
El cortejo partirá desde la puerta de la residencia de “Raffa” en la ciudad capital de Roma y culminará en el Ayuntamiento, luego de varias paradas, como por ejemplo, en algunas sedes de la Radio y Televisión Italiana, RAI, y el Teatro de las Victorias, etc.

Por Visión Porteña

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Festival y Mundial Tango BA 2021

Visión Porteña

Volvió una noche… ¡Bienvenida Mirtha Legrand!

Visión Porteña

Andrés Calamaro, “esa costumbre argentina”

Visión Porteña

Por siempre Sandro de América. Nuevo disco que incluye canciones inéditas

Visión Porteña

Teatro Abierto: ¡Un grito de libertad!

Visión Porteña

Pepe Cibrian, ¡de estreno!

Visión Porteña