19 de septiembre de 2021
ESPECTÁCULOS

Andrés Calamaro, “esa costumbre argentina”

“El Salmón” está cumpliendo años, seis décadas, si parece que fue ayer cuando comenzamos a escucharlo en una de las grandes bandas icónicas de la Argentina: “Los Abuelos de la Nada”, junto al inolvidable Miguel Abuelo…Banda a la que llegó gracias a la recomendación de Alejandro Lerner y de Pipo Lernoud. La generosidad de Miguel le permitió a Calamaro aportar tres canciones-himnos- de su autoría: “Sin Gamulán”, “Mil Horas” y “Costumbres Argentinas”, las que no tardaron en alcanzar la más absoluta popularidad y en convertirse en tres auténticos clásicos del rock argento.
Hablar de Andrés, es acercarse al universo de un referente indiscutido del rock nacional, creador de numerosos hits y notable vendedor de discos. Sin lugar a dudas es un artista con vuelo poético propio, el que se puede apreciar en todas y en cada una de sus letras. Dueño de una impronta rocanrolera potente, pero también logra una sintonía fina en las canciones del tipo baladas.
Hizo música con Luis Alberto Spinetta, Charly García, Pedro Aznar, Nito Mestre, paralelamente se inició como productor de bandas, entre ellas, para los Fabulosos Cadillacs y los Enanitos Verdes.
Poco antes de finalizar la década de los ochenta, conoce a Ariel Rot, quien se convertiría en su socio creativo, esencial para la proyección de su carrera.
Con su colaboración grabó dos de sus discos en solitario más vendidos: “Por Mirarte” y “Nadie Sale Vivo de Aquí”. Este último, aparece en el puesto sesenta de los cien mejores álbumes del rock argentino de acuerdo con el sondeo elaborado por la revista “Rolling Stone.”
En poco tiempo había conquistado al público y a la crítica especializada, pero la tranquilidad económica no llegaba…Así fue que decide con Ariel Rot viajar a España, donde funda Los Rodríguez que logra otro éxito masivo.
Seis años a puro e intenso rock and roll, tres álbumes en estudio “Buena Suerte”, “Sin Documentos” y “Palabras más, Palabras menos”, y dos en directo: “Disco Pirata” y “Los Rodríguez en las Ventas 1993”.
Entre los temas que caracterizaron a este período, se destacan: “Mi Enfermedad”, “Engánchate Conmigo”, “Dulce Condena”, “Sin Documentos”, “Salud, Dinero y Amor,” “Para no Olvidar”…
Finalizada la etapa de Los Rodríguez, Andrés vuelve con “Alta Suciedad” con el que superó las quinientas mil copias vendidas en todo el mundo. Diez años después, este trabajo del año 1997, obtiene el décimo puesto en el ranking de los cien mejores álbumes del rock argentino, seleccionados por la Revista Rolling Stone.
Luego llegaría “Honestidad Brutal”, en el 2000, graba “El Salmón”, una placa considerada histórica para la industria musical: cinco CD/ciento tres canciones.
Después de seis años, se produce “El Regreso”, una serie de shows en los que participaron algunos músicos amigos, como por ejemplo los integrantes de la Bersuit Vergarabat.
Además grabó tangos clásicos, y varias canciones con su hermano Javier, entre ellas una dedicada al padre de los músicos, llamada “Este Minuto”.
Fiel a su manera de ver la vida, a su arte, a su coherencia personal, y a mucho trabajo creativo… ¡Andrés sigue brillando!
¡Felicidades!

“Porque vivir es jugar y yo quiero seguir jugando”
Andrés Calamaro

Por Visión Porteña

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Festival y Mundial Tango BA 2021

Visión Porteña

Volvió una noche… ¡Bienvenida Mirtha Legrand!

Visión Porteña

Por siempre Sandro de América. Nuevo disco que incluye canciones inéditas

Visión Porteña

Teatro Abierto: ¡Un grito de libertad!

Visión Porteña

Pepe Cibrian, ¡de estreno!

Visión Porteña

¡Por siempre Raffaella Carrá!

Visión Porteña