19 de septiembre de 2021
ESPECTÁCULOS

Volvió una noche… ¡Bienvenida Mirtha Legrand!

Pocas veces en esta realidad que nos toca vivir tenemos la oportunidad de escuchar testimonios brindados desde la más absoluta honestidad…Diría Andrés Calamaro: “Honestidad Brutal”.
Hay que disponer de una fortaleza integral muy particular para volver a un estudio de televisión a los 94 años y luego de un parate obligado de un año y medio debido a la crisis sanitaria provocada por la pandemia y la cuarentena más extensa del mundo…
¡Cuántos nervios y emociones! Mirtha nuevamente en la conducción de su icónico espacio, con su estilo característico, sus guiños, sonrisas, y esa voz inalterable… ¡13,3 puntos de rating!
Elegante como siempre lució un vestido rosa claro con cristales y perlas de Claudio Cosano, exhibió con delicadeza los aros, anillos, y el reloj de la marca que la auspicia…Con simpatía no dejo de observar que debería utilizar anteojos…pero…la coquetería es una parte esencial de su estructura personal acuñada en toda una historia de vida. Al respecto comentó: “Tengo que usar anteojos para leer pero me resisto…pero los traigo el próximo programa…No sé si habrá próximo programa, ¿me querrán?
La mesa que la acompañó en la cena del sábado estuvo integrada por el Ministro de Salud Porteño, Fernán Quirós, la modelo y conductora Carolina “Pampita” Ardohain, el periodista Jonathan Viale, y el actor/conductor, Ángel “Baby” Etchecopar.
Sin filtros de ninguna clase “Chiquita” comentó cómo había transcurrido su experiencia en los tiempos más rígidos del aislamiento social preventivo y obligatorio, ASPO, que las autoridades implementaron para enfrentar al Covid-19:
“Estuve 300 días encerrada, ni al balcón salía”…Tenía miedo…Si bien estaba acompañada por mi asistente Elvira que vive conmigo, llegó un momento en el que no teníamos tema para hablar…Consulté al neurólogo…quería volver a ser “la de antes” y el doctor me respondió que lo que tenía que hacer era: trabajar, trabajar y trabajar”…
Como no podía ser de otro modo, al comienzo del programa, un mensaje de Juana Viale y luego, una video llamada. Con la calidez y el cariño que las une, un intercambio de agradecimientos, y buenos deseos.
Un esperado regreso al que Mirtha se animó para reemplazar a su nieta, quien se encuentra aislada tras haber viajado a Europa.
Para no exigirle dos grabaciones seguidas, la decisión de la productora fue grabar La Noche de Mirtha y suspender la emisión del domingo de Almorzando con Mirtha Legrand.
Una velada de ida y vuelta, con la impronta personal de Mirtha, donde también hubo lugar para evocar a su hermana gemela Goldie, fallecida el primero de mayo del año pasado, en la etapa más restrictiva del confinamiento.
“No le pude dar ni un beso, y como yo, miles de personas, todo eso no se olvida, no se olvida”.
Llego el momento del brindis y la despedida, hasta el próximo encuentro…Recordando que: “Cómo te ven te tratan, si te ven mal te maltratan y si te ven bien…te contratan”…
La leyenda continúa.

Por Visión Porteña

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Festival y Mundial Tango BA 2021

Visión Porteña

Andrés Calamaro, “esa costumbre argentina”

Visión Porteña

Por siempre Sandro de América. Nuevo disco que incluye canciones inéditas

Visión Porteña

Teatro Abierto: ¡Un grito de libertad!

Visión Porteña

Pepe Cibrian, ¡de estreno!

Visión Porteña

¡Por siempre Raffaella Carrá!

Visión Porteña