14 de agosto de 2022
CULTURA

¡El Museo Fernández Blanco cumple 100 años!

El Museo de Arte Hispanoamericano abrió sus puertas al público el 25 de mayo de 1922, en el espacio donde había vivido su fundador, ubicado en la calle Hipólito Yrigoyen 1420.

Cabe señalar que la mencionada vivienda,  fue cedida a la Ciudad, a partir del cumplimiento de una única condición: que en ese lugar  fueran exhibidas a la comunidad  las colecciones de instrumentos musicales y  de arte hispanoamericano, que en su momento fueron donadas por el coleccionista  Isaac Fernández Blanco, un hombre fuertemente comprometido con las artes, melómano, violinista amateur, y que también  había formado parte  de la Junta Americana de Numismática.

En 1936 la Ciudad de Buenos Aires recibe otra significativa donación de piezas de  arte hispanoamericano, que en su momento, habían pertenecido al arquitecto y coleccionista, Martín Noel.

Como ocurrió con Fernández Blanco, la Municipalidad  adquiere por un monto simbólico a la hermosa edificación de  la calle Suipacha, conocida en la actualidad como Palacio Noel, una  espléndida mansión de estilo neocolonial, que fuera diseñada por el arquitecto Noel en 1920. Y a partir de este potente  acervo se crea finalmente el Museo Colonial.

Tiempo después,  a raíz de  un decreto oficial, el Museo Fernández Blanco de la calle Yrigoyen y el Museo Colonial de la calle Suipacha, logran fusionarse, y es elegida como única sede al Palacio Noel.

¿En cuanto a la Casa Fernández Blanco? Estuvo dedicada a las funciones administrativas.

Las Carácterísticas

El Museo Fernández Blanco, de  Suipacha al 1442, se transformó  en el único espacio de cultura dedicado  a la historia y al arte del  período colonial a través de quince salas.

En las últimas décadas, se pudo  recuperar la colección de instrumentos musicales del Museo, que en su momento, había sido prestada al Teatro Colón.

En los inicios del siglo XXI,  el Museo recupera la Casa Fernández Blanco, desde el  proyecto de convertirla en la segunda sede de la entidad, con la misión de  exponer sus colecciones pertenecientes a los siglos XIX y XX.

Con esa misión arrancan las tareas encaminadas a la restauración, puesta en valor y una paulatina apertura de salas de exhibición…que aún continúa.

Los festejos por el centenario de este Museo tan importante para la CABA, y a nivel global, incluyen la reapertura de la sede de Hipólito Yrigoyen, como así también, la inauguración de su tradicional sala de música, conocida como el Salón Dorado.

Estos hechos verdaderamente trascendentes para la institución, que fueron posible, gracias a un subsidio brindado a la Asociación de Amigos del Museo Fernández Blanco por la Fundación American Express Internacional.

El  Palacio Noel  inaugurará una nueva sala en la cual se exhibirá un conjunto de piezas de platería civil y religiosa, recientemente donado por Rubén Martínez Avellanet y José Salvador Passanisi Vasquez.

Asimismo, con el apoyo de la Dirección de Patrimonio, Museos y Casco Histórico y la Asociación de Amigos del Museo, se presentará al público el retrato ecuestre del Rey Felipe V. Una de las obras pictóricas de mayor importancia del acervo institucional, fue restaurada por el equipo del Taller de Conservación del propio Museo.

Por último, y como es habitual, se desarrollarán  dos ciclos de conciertos: uno de ellos  estará dedicado al repertorio clásico para cuerdas, que se ejecutará con instrumentos de la colección MIFB y el otro, estará inspirado en  la música virreinal hispanoamericana.

¡Felicidades!

www.instagram.com/museofernandezblanco

Por Visión Porteña

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Se abre la convocatoria para la Fiesta Abasto 2022

Visión Porteña

Remodelan el Museo de Bellas Artes y el 80 % de las reservas se mudan a Tecnópolis

Visión Porteña

Vacaciones de invierno con múltiples propuestas en las bibliotecas porteñas

Visión Porteña

La Usina del Arte con muchas propuestas en vacaciones de invierno

Visión Porteña

Corrientes Cultural: ¡La Programación para el Finde!

Visión Porteña

Presentación del libro ‘Las primeras’ de Gisela Marziotta

Visión Porteña